Andrés Calamaro cautivó a Bariloche con un show espectacular
jueves, 26 de septiembre de 2013

Image

Este fantástico artista brindó un show de primer nivel. Con un escenario magnífico, luces y sonidos a la altura de semejante estrella, “El Salmón” cantó poco más de dos horas, recorriendo lo mejor de su repertorio y presentando su nuevo disco “Bohemio”. Histórica presentación en el gimnasio de Bomberos Voluntarios.

Maravilloso. Nunca Bariloche vivió un espectáculo con un nivel de profesionalismo tan grande como con la presentación de Andrés Calamaro en el Pedro Estremador.

Con una técnica insuperable, (sólo el escenario ocupaba la mitad de la cancha de básquet) y una puesta en escena digna de un show en el Luna Park, Andrés Calamaro dejó más que satisfechos a los miles de fanáticos barilochenses que tuvieron el placer de vivir un show memorable.

Fueron 27 canciones que recorrieron viejos y nuevos tiempos de este artista multifacético que llegó por primera vez en su plan solista a Bariloche, de la mano de Puerto Rock. En un pasaje de su recital recordó su visita en la década de los 80, junto a Los Abuelos de la Nada y provocó el delirio de los presentes.

Así como en la interpretación de grandes himnos de este artista como el que abrió el fuego: “Mi enfermedad”, o algunos de los que continuaron la lista: “Crímenes perfectos”, “Las Tres Marías”, “Tuyo Siempre”, “Loco”, “Estadio Azteca” y “Me arde”.

Andrés se mostró fascinado con los paisajes de Bariloche. “Para los que vivimos en la ciduad, cuando uno llega a lugares como este se da cuenta de la real belleza”, dijo mirando a su público. Luego recordó al Nahuelito y a los egresados que vienen a Bariloche.

Hubo tiempo para los temas nuevos: “Cuando no estás”, “Bohemio” y “tantas veces” fueron cantados como si tuvieran años de giras y sólo llevan días en el aire.

“El salmón” agradeció a su público por la devolución en cada canción y ya llegando al final, entonó una bellísima versión del tango “Volver”, que fue el prólogo de otro himno: “Flaca”. Le siguió “Paloma”, cantada hasta el infinito. Fue el momento de la primera despedida.

Los bises fueron dos pero bien potentes. “Alta Suciedad”, con Andrés peleando cual boxeador contra el aire y con una corta versión de “De música ligera” de Soda Stereo, vocieferada por el cantante y acompañada por la gente, entre la sorpresa y el éxtasis.

El final llegó con un clásico: “Los chicos”, ese homenaje a los amigos de Calamaro que ya no están o que se fueron antes. Por lo que en la pantalla gigante pasaron las imágenes de grandes artistas nacionales como Sandro, Pappo, Miguel Abuelo, Federico Moura, Luca Prodan, Rodrigo y muchos más que finalizaron con “El flaco” Spinetta.

La despedida fue así: enérgica y emotiva. Con la multitud cantando “Toma una lista de mis amigos, quiero convencerlos que vuelvan conmigo, si no voy a esperar mucho, y hace mucho que los quiero ver”.

Y sin dudas, fue mucho el tiempo que hubo que esperar para volver a ver a Andrés en esta ciudad. Recién se fue, pero ojalá vuelva pronto.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy