nov
27
2021

Último momento

ESTRÓGENOS PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 17 de diciembre de 2014

¡Eureka, éureca!, me dije cuando caí en la cuenta de algo tan elemental como que al descubrir los biólogos la existencia en el organismo de unas hormonas a las que bautizaron con el nombre de estrógenos, habían dado con el origen del deseo sexual en las hembras (porque en principio los estrógenos eran cosa de hembras, igual que el estro, es decir el celo, cíclico por definición). Y tanto más creía haber dado con la palabra (y con la cosa) clave, cuanto que el estudio de los estrógenos se había originado y desarrollado para explicar una serie de comportamientos singulares del organismo femenino (es decir de las féminas, de las mujeres).

 Es que llevo mucho tiempo buscando en las palabras la explicación a fenómenos y comportamientos extraños y actitudes dudosas que se reflejan en el léxico: en primer lugar, estoy convencido de que la denominación de frigidez para la falta de deseo sexual de la mujer, es tan malévola como la calificación de caliente o cachonda para la que sí lo tiene; y más cuando se pasa del estar al ser. Parto del prejuicio de que el organismo humano no puede ser esencialmente distinto del de los otros animales; y que por tanto si la fecundidad en la hembra humana es cíclica, lo tendría que ser también el celo (¡el estro!), que no es más que una fase del ciclo. Y al tropezarme con los estrógenos, me dije: "¡Ya lo tengo!" Sí, pero no. Lo tengo, pero se me vuelve a escapar. Resulta que el estro es, según los diccionarios, el período de celo de los mamíferos, especialmente de las hembras, de donde habría que deducir que los estrógenos son las sustancias (hormonas) que generan el estro, es decir el celo; que se trata de algo que afecta en particular a las hembras; y que por tanto hay algo objetivo, fisiológico, sometido a ritmos y variaciones de densidad y de intensidad, que determina el deseo sexual en ellas. Bueno, por ahora los científicos han estudiado casi todo aquello que se debe a los estrógenos tanto masculinos como femeninos, tema que dejo para otro momento, pero no se han interesado por el estro; lo han dejado de lado. A falta, pues, de la explicación fisiológica y psicológica del estro, vamos por la explicación léxica.

OistroV (óistros) significa tábano (el diptongo oi se reduce a e). A partir de este insecto y de su picadura, tan dolorosa que pone furiosos a los animales, se ha desarrollado toda la gama de significados. En primer lugar se denomina con el nombre del insecto, también el aguijón, la picadura, el dolor que produce y sobre todo la desazón y el furor. De ahí se salta al deseo vehemente y a la pasión loca. OistroV tinoV (óistros tinós) es la expresión que usaban los griegos para referirse al deseo furioso de cualquier cosa. Les debía impresionar mucho la imagen de los animales furiosos por la picadura del tábano, e incluso el dolor lancinante que producen en el hombre esas picaduras, porque desarrollaron un considerable campo léxico en torno a ella, incorporando además la metáfora del furor o del deseo intenso: oistraw, (oistráo) es estar furioso como un animal picado por un tábano, ser presa de un transporte de furia, de pasión. Picar como pica el tábano, aguijonear; y en pasiva, ser picado, aguijoneado, presa de un arrebato. Oistrobolew (oistroboléo), picar con el aguijón del deseo, del furor. Oistromania,(oistromanía) el arrebato de furor o de pasión... y así hasta una docena. Como metáfora tiene realmente mucha fuerza.

Mariano Arnal

 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 
 
View My Stats