dic
02
2021

Último momento

DESHONRAR PDF Imprimir E-Mail
lunes, 15 de diciembre de 2014

Del latín honor (plural honores), procede nuestra palabra y nuestro concepto de honor, una palabra que no ha experimentado variación ni en la forma ni en el contenido. Ya en latín se bifurca el significado en plural, de manera que honores (rendir honores, tributar honores) corresponde a la forma ritualizada del honor. Precisamente este plural ritualizado induce a pensar que el honor (palabra de cuyo origen no tenemos pistas) debió ser el conjunto de actos de culto, reverencia y consideración que se tributaba a los dioses y a los superiores.

Se trata de un sustantivo activo, relacionado con el verbo honrar. Y el adjetivo honrado, a pesar de ser participio perfecto pasivo, más bien tiene valor activo, a juzgar por las huellas que ha dejado. Así, parece que honrado es más bien el que da el honor que el que lo recibe. Del cumplimiento del precepto que dice "honrarás padre y madre", es el hijo que honra a su padre y a su madre, el que les respeta como es debido, quien resulta ser por ello una persona honrada. Afirmar de alguien que es honrado, es como ocurría en el caso de decente, que sólo se afirma de quien está bajo sospecha de no serlo. Si la honradez es una virtud, es porque es activa, porque aquel de quien se predica, la practica. El latín tiene además del verbo honorare, que significa honrar, rendir honores, ¡y también pagar! (de ahí los honorarios), el verbo honestare, que significa igualmente honrar y además adornar, embellecer, hermosear. En la órbita de honorare están tanto honor y honoratus como honestus, honestas y honéstitas. La honestas es el honor y consideración que uno recibe, mientras la honéstitas es el decoro con que uno se comporta. En vez de esta palabra, los romanos preferían usar honestum, el neutro sustantivado del adjetivo honestus, a um.

La forma negativa es especialmente dura. Implica un comportamiento agresivo. En latín ni el verbo honorare ni sus sustantivos y adjetivos admiten la transformación en negativo. Es que de hecho es tan absurdo como formar el verbo desadorar o descultivar. Pero el caso es que tenemos en español deshonrar, deshonra (no en cambio deshonrado como contrario del adjetivo honrado), deshonestidad y deshonesto. Deshonrar lo define el diccionario de R.J. Domínguez, como Quitar la honra, infamar. // Escarnecer y despreciar a otro con ademanes, palabras y acciones ofensivas, indecorosas, indecentes. = Desflorar, violentar, forzar o conocer torpemente a una mujer de buena opinión; violar, profanar, atropellar el pudor, etc. // Seducir, corromper. Es una peculiaridad de nuestras lenguas este género de deshonra relacionada con la integridad sexual de la mujer. Es singular que la honra, un concepto que llegó a alcanzar tanta relevancia en la Edad Media, acabase significando para la mujer exclusivamente su comportamiento sexual. Es difícil entender que esto sea así si no fuese porque el hombre bajo cuyo poder estaba la mujer, el padre o el marido, se sentía también él profundamente deshonrado cuando burlando sus derechos alguien se atrevía a atacar aquello que más apreciaban en ella. Porque las tremendas venganzas que movían por vengar la deshonra de sus mujeres, más tenían que ver con ellos mismos que con ellas.

Mariano Arnal

 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 
 
View My Stats