nov
27
2021

Último momento

ENTUSIASTA PDF Imprimir E-Mail
lunes, 18 de agosto de 2014

Esta palabra, desde su creación en la Grecia preclásica hasta ahora, tiene un largo recorrido, casi todo él en el ámbito religioso, y por tanto como un término específico de la historia de la Iglesia. Una de las últimas reasignaciones de significado se dio en el siglo XVII cuando los deístas ingleses (defensores de la religión natural, sin revelación, sin credos, sin confesiones) crearon la llamadareligión del entusiasmo, que en esencia propugnaba que cualquier actitud religiosa procedía del entusiasmo, es decir de esa especie de presencia de Dios en todas sus criaturas, incluído el hombre; los seguidores de esta religión eran conocidos como entusiastas. Por analogía se llamó también así a los anabaptistas y a los cuáqueros, que se creían henchidos del espíritu divino y por tanto inspirados por Dios tanto para la fe como para la acción.

Desde el protestantismo calificaron de entusiastas a los místicos católicos y en general a todos aquellos que afirmaban cualquier inspiración o vivencia de Dios. Estos términos fueron trasladándose poco a poco al lenguaje profano, por influencia del francés, que fue la primera lengua que los incorporó. El diccionario de Domínguez (ed. 1895) es el que da una explicación más pormenorizada de entusiasmo: furor dilectivo o apasionado por algún objeto que seduce, sorprende, cautiva, arrebata. // El fuego, la vehemencia, el vigor, el calor con que se expresan de palabra o por escrito los que parecen inspirados, como parodiadores de profetas. // La fe que se tiene en alguna persona o cosa, y que mueve a encomiarla con tono enfático, ponderativo, hiperbólico. // Especie de fanatismo o deslumbramiento fascinador, especie de poético arrebato, que puede recaer sobre temas políticos, sociales, morales, religiosos, bélicos, democráticos, libres o coercitivos y restrictivos, etc. ; como también sobre individualidades aisladas; todo en el campo de la realidad, o en los espacios de la fantasía. La Acad. inserta en segundo término la acepción siguiente: "pensamiento, ocurrencia o capricho extraordinario."

Volviendo al origen griego, que quedó tan sólo apuntado en el artículo dedicado alentusiasmo, conviene hacer notar que enJousiazein (enzusiátzein) significa ser o estar inspirado por la divinidad, ser arrebatado por un transporte divino (esa es la expresión); ser sacado fuera de sí. Se trata de un verbo de valor pasivo (aunque su forma sea activa) o de estado. Eso significa que quien está bajo los efectos del entusiasmo no hace nada, sino que se deja hacer, se deja llevar. Naturalmente, por un dios o por una pasión tan poderosa como un dios. En las formas primitivas de este término, el significado es transparente. Parece que el participio de eimi (eimí = ser), ousa (úsa), debió influir en la formación del sustantivo enJousia (enzusía) a partir deenJeoV (énzeos), que pasó por enJouV (énzus). Y enJeoV (énzeos), que es el adjetivo que da origen a todo el grupo de estos términos, significa, tal como corresponde a los elementos que componen la palabra, el que está poseído por dios, o tiene a dios dentro de sí, el que está inspirado por los dioses. Y acompañado del inspirador (Ares, Pan, el amor, la adivinación...), el que está poseído por Ares (el dios de la guerra) o por Pan (el dios silvestre); el que está inspirado por el amor, el que está poseído por el don de la adivinación. To enJeon (to énzeon) era la inspiración.

Mariano Arnal

 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 
 
View My Stats