dic
05
2021

Último momento

TERRITORIALIDAD PDF Imprimir E-Mail
domingo, 08 de diciembre de 2013

Desde el punto de vista léxico, no ofrece esta palabra ningún atractivo especial. El término territorium y territorialis nos vienen ya fraguados en latín. Simplemente indico que al ser tan semejantes terra y terror, uno busca posibles puntos de relación. Por ejemplo, enterrar, soterrar y desterrar tienen igual estructura que aterrar: prefijo, más la forma verbal derivada de terra. No se explica fácilmente por qué en aterrar tenemos el mismo verbo derivado de tierra, si su significado no tiene nada que ver con tierra. O acaso sí. Porque aterrar significó también hace medio milenio, abajar a tierra, humillar, poner en baja situación moral; de donde fue ya fácil el paso al terror, que no deja de ser una forma de humillación, la más intensa manifestación de humildad (recuérdese al respecto la conducta de los perros y otros carnívoros) ante las exhibiciones de fuerza del más poderoso. Suponiendo que esta elucubración léxica fuese correcta, se podría interpretar el terrorismo como un sistema de exhibición de ferocidad, tendente a aterrorizar a aquellos a quienes se pretende expulsar del territorio.

Pero si bien en las especies libres existen conductas evidentes de territorialidad, las diferencias que éstas tienen con las conductas humanas, son muy notables. En primer lugar, la delimitación del territorio por parte de las especies que viven en libertad, viene determinada siempre por dos criterios que se equilibran entre sí: por una parte, la necesidad de formar grupos numerosos, porque formando grandes comunidades se sienten más fuertes y más seguros; por otra, la necesidad de contar cada individuo o cada subgrupo con el territorio suficiente para proveer a su alimentación y a su reproducción.

La mayor diferencia, quizás, entre la territorialidad humana y la que practican los animales libres, es que éstos nunca son dueños exclusivos del territorio, sino que lo comparten, cada uno en régimen de dominio absoluto, y sin ningún tipo de sometimiento, con otras especies, competidoras algunas, proveedoras otras, y depredadoras otras, sin que esta situación origine especiales tensiones, como no sea en épocas de grave escasez. Ninguna especie libre se empeña en desalojar de su territorio a las especies competidoras ni a las especies "enemigas", porque en la Naturaleza se aplica hasta sus últimas consecuencias el eslogan "haz el amor y no la guerra". El principal quehacer de las especies libres es la vida, en todo su ciclo, que se repite sin interrupción, con lo que simplemente se dedican a derrochar su vida; y de la sobreabundancia viven las especies superiores. La lógica de la Naturaleza, en esto como en tantas otras cosas, es diametralmente opuesta a la de la especie humana. Por eso, si se quieren justificar tanto las conquistas como las limpiezas territoriales poniendo como ejemplo a los animales que viven en libertad, sólo deformando los hechos y torciendo los argumentos puede hacerse. La Naturaleza ha diseñado sistemas ecológicos completos en los que conviven en un mismo territorio cazadores y cazados, y competidores en todos los terrenos, sin que ello implique ninguna situación de terror.

Mariano Arnal
www.elalmanaque.com

 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 
 
View My Stats