dic
02
2021

Último momento

POBLAMIENTO PDF Imprimir E-Mail
jueves, 07 de noviembre de 2013

Como hace ya siglos que nos hemos dejado de poblar, hemos vaciado la palabra población de su primer y original significado, que es el de "acción de poblar". A las palabras acabadas en -ción, derivadas de verbos, les corresponde genéricamente el significado de "acción de" más la forma de infinitivo del radical. En el caso de población, la palabra ha quedado para denominar el resultado de la acción de poblar. Y para no confundir el resultado con la acción, el diccionario ha optado por recurrir a la otra forma de sustantivación del verbo (-miento). A la acción de poblar la llamamos por tanto poblamiento.

Es algo de lo que no queremos ni oír hablar, por eso está guardada la palabra en alcanfor y apenas se usa. Y cuando alguien modernamente se enzarza en operaciones de poblamiento, que nunca jamás han salido gratis (siempre han producido cuantiosos daños colaterales), se prefiere denominar la acción por los daños colaterales que ocasiona, en vez de llamarla por su propio nombre. Es imposible desplazar una población de un territorio si no se ejerce algún tipo de presión como violaciones (diseñadas como estrategia), asesinatos, terror de todo género. Lo ideal es que se vayan por su pie, al menor costo posible. Pero si les cuesta marcharse, hay que acentuar la presión, y si finalmente no se van, echarlos. En este sentido, el poblamiento de América por los devotos ingleses fue modélico. En realidad mataron poquísimos indios. Simplemente los fueron empujando hacia las reservas. La experiencia de España no fue tan feliz ni en la península ni en América. La historia la empujó a la promiscuidad con moros y judíos primero, y luego con los indios de América, que ha sido fuente inagotable de conflictos y en ocasiones, de grandes estallidos.

No hay más que dos fórmulas de poblamiento: o poblamiento de dominación, o poblamiento de colonización. En el primer caso los conquistadores del territorio se erigen en élite dominadora de la población autóctona. Si en vez de conquistadores son los autóctonos que por su pereza reproductora han quedado como población minoritaria, reivindican su derecho de dominación sobre la población sobrevenida. En el segundo caso, el poblamiento de colonización, los pobladores no aceptan mezclarse con nadie. Es el que practicaron los ingleses en América: ellos tenían que ser los únicos habitantes de la nueva tierra de promisión; es el que quiere poner en práctica Milósevich; es el que puso en práctica en España el cardenal Cisneros; es el que se plantean los nacionalismos cuando se proponen no volver a caer en la situación de la que están emergiendo.

La religión ha sido siempre la frontera más activa para deslindar a los pobladores legítimos de los ilegítimos. En los pueblos en que la religión no puede erigirse en bandera, por estar poco vigente, el mismo ser tal o cual pueblo con tales o cuales derechos de poblamiento, es decir el propio nacionalismo, adopta las formas propias de la religión y ejerce eficazmente sus funciones.

Mariano Arnal
www.elalmanaque.com

 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 
 
View My Stats