dic
01
2021

Último momento

LUSTRAR PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 16 de octubre de 2013

Es sorprendente lo que da de sí el concepto de lustrar. Desde el lustro hasta el lustre. En el término catarsis (ver web) se ve claro que la necesidad de limpieza del espíritu lleva a unas prácticas purificadoras. Pero con ser importante la eficacia purificadora de la tragedia, no es nada comparada con la purificación que proviene de los ritos. Ahí sí que tenemos todo un mundo de catarsis.

En el cristianismo se ha llamado "aguas lustrales" a las aguas del bautismo (es una terminología pagana que no hizo fortuna). Procede esta denominación del Dies lustricius, quia his lustrantur atque nomina imponuntur (día lustricio porque en él son lavados-purificados y se les imponen los nombres); se trata del ritual romano del "bautizo". Así se llamaba porque se sometía al niño (y también a la madre) a una ceremonia de lustración; curiosamente en griego a esa ceremonia se la llama baptisma (báptisma). La partera (oficio sacralizado), con el niño en brazos, daba tres vueltas alrededor de una hoguera, para simbolizar que el niño era admitido a la familia (su símbolo y nexo de unión, el hogar = el fuego) y se le confiaba a los dioses lares. Pero el nombre de la ceremonia se lo daba el rito de aspersión de la criatura, con lo que quedaba limpia. Para completar la fiesta se celebraba un banquete y los amigos de la familia ofrecían regalos. Si el neonato era varón, se celebraba el ritual el noveno día después del nacimiento y se colgaba a la puerta de la casa una guirnalda de olivo. Si era hembra, se celebraba el día octavo y se colgaba a la puerta una madeja de lana. Esta no era más que la primera lustración de los que nacían romanos. La religión les exigía periódicas lustraciones.

Lustro, lustrare, procedente al parecer de luo, luere, significa lavar, purificar, expiar (lavar) una culpa. El verbo lustrare tiene especialmente un significado ritual y significa "purificar por medio de un sacrificio expiatorio". Y es precisamente la sangre de la víctima la que tiene el poder de lavar las culpas. Las lustraciones se realizan por medio del azufre, la sangre y el agua, que se vierten en torno a aquel o aquello que debe ser purificado. Por la forma minuciosa de recorrido reiterado en torno al purificando, lustrare significó también recorrer, revisar, inspeccionar. Y ya cuando se usa con luce, lúmine, etc. acaba de dar un vuelco el significado: sol omnia lustrans, el sol que todo lo ilumina (aunque no está ausente la idea de purificación y embellecimiento). A través de la derivación hemos llegado a palabras y a conceptos tan diversos como el lustro, que es una medida de tiempo de cinco años porque finalmente s estableció con esta periodicidad la gran ceremonia lustral que implicaba además la realización de un nuevo censo y el pago de un impuesto. Lustros se llamaron también los alquileres quinquenales de las propiedades públicas hechos por los censores, y los Juegos Capitolinos, que se celebraban cada cinco años. La lustración más solemne que se hacía periódicamente eran los saecularis ludi, que se celebraban para entrar purificados en el nuevo siglo. Eran unas celebraciones de origen sabino y etrusco que adoptaron un ritual griego, y que se transformarían luego en los juegos seculares.

Mariano Arnal
www.elalmaanaque.com

 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 
 
View My Stats