dic
02
2021

Último momento

INDUCCIÓN-DEDUCCIÓN PDF Imprimir E-Mail
martes, 01 de octubre de 2013

Como dice Aristóteles, al que ignora cuál es el objeto de la ciencia que estudia, no le es fácil llegar a saber en qué cosas se consigue dicho objeto, y de qué manera. (Gran ética, libro I, cap.I). Eso ocurre también en la enseñanza: sin plantearnos siquiera cuál es su objeto, y cuáles son los medios idóneos para alcanzarlo, hemos optado por el método deductivo, aquel en que el saber ya está fijado, y lo único que se necesita es un depósito proveedor, llámese profesor, llámese libro; el papel del alumno es el de receptor. Como en el "hit" animado del ordenador cuando se le da al comando copiar, van pasando documentos de una carpeta a otra, tal y cual; así es el método deductivo: sacar de la carpeta fuente para almacenar en la propia carpeta.

Vamos a clarificar las palabras: tanto inducción como deducción están formadas por el verbo duco, dúcere, ductum, que significa llevar, transportar, acompañar. No tenemos el simple, que sería "ducir", pero sí tenemos en cambio una colección muy extensa de derivados: aducir, aducción, conducir, conducción, conductor, conducente, conducta, conductismo, reconducir, deducir, deducción, deductivo, inducir, inducción, inductor, inductivo, obducción (tecnicismo médico), reducir, reducción, reductor, seducir, seducción, seductor… La inducción y la deducción se diferencian en el prefijo: in es de dirección, de entrada; y de es de extracción, de salida. Pero esto sólo no clarifica los conceptos: nos falta establecer el término a quo (desde el cual = el punto de partida) y el término ad quem (hacia el cual, es decir el punto de llegada). Se sobreentiende (aunque no se explicita en la palabra) que el término a quo (es decir del que se de-ducen o extraen los conocimientos) es el depósito natural de los mismos: el maestro o el libro, que previamente nos han hecho el trabajo de in-ducir de la realidad, y por tanto nos ahorran el trabajo de extraer los conocimientos directamente de la realidad y nos dan ya resuelta su organización en órdenes y categorías y su definición; las fuentes del saber nos amamantan como la madre a sus hijos, en tal forma que éstos no necesitan ni ir a buscar el alimento a la dura naturaleza, ni prepararlo, ni masticarlo… todo ese trabajo nos lo da ya resuelto el alma mater, la escuela o el maestro. El término ad quem es el alumno, el que aprende: tanto en el método inductivo como en el deductivo. La diferencia está en que en el sistema inductivo el alumno obtiene los conocimientos directamente de la fuente, es decir de la realidad, mientras que en el deductivo obtiene esos mismos conocimientos a través de un depósito, que hace de intermediario entre él y la realidad, que se le ofrece de tal manera estructurada y empaquetada, que muy a menudo es todo ese maravilloso artificio el que aleja a muchos de la comprensión de la realidad cuyo conocimiento se pretende transmitir. ¿Que mediante procedimientos inductivos es poquísimo lo que podemos llegar a saber? Ciertísimo. Pero más vale poco que nada; y sobre todo, más vale conservar la fe en la propia capacidad de saber, que perder del todo la fe en sí mismo, al chocar una y otra vez con esos paquetes integrados y compactados de cosas cuya reconversión en relidad es para muchos muy difícil y para algunos imposible.

Mariano Arnal
www.elalmanaque.com

 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 
 
View My Stats