nov
27
2021

Último momento

CONSTITUCIÓN II PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 17 de julio de 2013

El primer requisito para que un edificio pueda considerarse hecho y derecho, y para que un Estado pueda presumir de ser de-derecho, es que tenga unos cimientos sólidos que garanticen su estabilidad. Porque ¿de qué sirve todo lo demás si a la menor ventolera el edificio se viene abajo? Un Estado inestable, tiende a no ser Estado. Le atrae el abismo. En efecto, la inestabilidad incita a los aventureros a probar fortuna fuera de todo derecho y de toda legalidad. Precisamente para blindarse contra esta eventualidad, los Estados se fundan sobre los cimientos de una CONSTITUCIÓN, es decir sobre una ley bien cimentada sobre la que se construye todo el edificio jurídico y administrativo con el que se regirá el Estado. Y como ocurre en toda edificación bien diseñada, son las paredes, los techos y los ornamentos lo que puede ir modificándose para adaptarlo a las demandas de cada momento; pero nunca un buen constructor diseñará unos cimientos de arena para hacerlos más fácilmente desplazables, porque lo más fácil es que se le venga abajo todo el edificio.

Si una con-stitución aspira a dar estabilidad, si está diseñada para ser el cimiento sólido sobre el que se asienta un Estado, la garantía máxima para sus ciudadanos de que pueden dormir tranquilos, porque pasarán los lustros y ellos seguirán siendo ciudadanos del mismo Estado y sus derechos individuales y colectivos seguirán inviolables, la misma Constitución tiene que ser el paradigma de la firmeza y de la estabilidad. Pero vista la brillante trayectoria que ha recorrido desde su promulgación hasta el momento presente, hay que llegar a la conclusión de que la Ley de leyes del Estado español, bien pueden llamarla Con-stitución, si quieren, pero que de ninguna manera ha ejercido ni sigue ejerciendo como tal. En efecto, como si en sus mismos genes llevase una enfermedad degenerativa, que ya desde su nacimiento le augura una vida enfermiza y declinante, a cada lustro que pasa se la ve más ajada, con mayores dificultades para seguir viviendo, y los ciudadanos tenemos la más absoluta incertidumbre sobre qué será el Estado español de aquí a cinco años (estamos hablando sólo de lustros, no de siglos). Nadie se atreve a apostar por el próximo lustro

Y esto ocurre especialmente porque los cimientos son sumamente débiles y cualquiera se siente con fuerzas y con atrevimiento suficientes para minarlos o para dinamitarlos. El primer 23-f fueron las fuerzas armadas las que creyeron que podían dinamitar el edificio del Estado. El segundo 23-f fue el propio gobierno de la nación el que minó los cimientos jurídicos; hoy son los levantamientos de los reinos de taifas contra la Constitución: violentamente unos, taimadamente otros, como el gobierno andaluz, que con el dinero de todos los españoles pretende que los ciudadanos andaluces obtengan del Estado más ventajas y más dinero que el resto de los ciudadanos. Y el Tribunal Constitucional, ¿en el limbo o en la trama? ¿Se le podría llamar a esto golpismo institucionalizado? ¿O quizás más benignamente, golpismo de baja intensidad?

Mariano Arnal
www.elalmanaque.com

 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 
 
View My Stats