dic
02
2021

Último momento

CONNIVENCIA 2 PDF Imprimir E-Mail
viernes, 28 de junio de 2013

El verbo nicto - nictare significa hacer guiños o señas con los ojos, parpadear, mostrar con cualquier señal, que se ha percatado uno de cualquier cosa que brilla o se mueve. De este verbo procede el compuesto conniveo - connivere - connixi, que significa cerrar los ojos, guiñar los ojos, hacer la vista gorda, descuidarse, dormirse. Altero oculo connivere significa guiñar un ojo. In aliqua re connivere, ser indulgente en algo. Con referencia a los astros, connivere significa eclipsarse. Está claro el significado de connivencia. Se ha mantenido invariable desde que se forjó la palabra. Seguramente por ser un cultismo muy poco usado.

La connivencia es la colaboración más valiosa con que puede contar todo aquel que quiera transgredir la ley o modificar la legalidad. Guiñar el ojo, hacer la vista gorda, cerrar los ojos o eclipsarse, son señales todas ellas en favor del que delinque. Son variaciones de un mismo tema. Unas de no beligerancia, otras de complicidad discreta, que no pueda nunca materializarse en acusación formal. Estas actitudes son propias de quien piensa que el delito no le afecta, y por tanto decide no intervenir. Es una actitud ya muy generalizada en la ciudadanía. La reacción más frecuente ante una agresión sufrida por un desconocido, es pasar de largo, no complicarse la vida. Con esto los delincuentes pueden cometer sus fechorías a plena luz del día y ante la mirada distraída de multitudes, que como dice el refrán, es como si aprobasen lo que ven.

Cuando la connivencia es con quienes van minando nuestros derechos civiles, puede tener hasta un aura de tolerancia, puede venderse incluso como una gran virtud democrática. Tolerancia con grupos cada vez más intolerantes. Pero como el ejercicio de la connivencia-tolerancia se va haciendo gradualmente, se llega al fin a aceptar como algo natural que en un campamento de euskaldunización un chavalín tenga que hacer las excursiones con la mochila cargada de piedras por haber hablado en español. Y se acepta que todos los fines de semana los chiquillos de las ikastolas se calcen los pasamontañas para hacer sus chiquilladas. Y que los adversarios políticos puedan ser coaccionados, amenazados y cuando convenga, asesinados. Y se les dan nombres decentes a estas cosas. Y ya ni siquiera se mira para otra parte. Se miran de frente y se comprenden. Se ejerce con ellas la virtud de la tolerancia, de la convivencia con los que "piensan" de forma distinta, la transigencia con sus pequeñas transgresiones.

Y por fin, la clave. Perseguir a los terroristas, pararles los pies, detenerles, es poner en peligro la paz. Es un acto de irresponsabilidad. Es demostrar que no se quiere la paz, que se busca tan sólo la confrontación. Eso han confesado, su connivencia con el terrorismo. Era evidente, pero aún no la habían confesado. Los que realmente tienen el poder, les obligan a destaparse. Y sólo están empezando. Aún nos falta oír muchas más cosas sobre la paz que quieren vendernos. Y nosotros, como si no entendiéramos de qué va la película, que a cuánto el kilo.

Mariano Arnal
www.elalmanaque.com

 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 
 
View My Stats