sep
27
2021

Último momento

"Soy Noche" por Juan Pablo Melizza PDF Imprimir E-Mail
jueves, 17 de septiembre de 2009
Image “La poesía nace y punto. Poco le interesa dar explicaciones acerca de su belleza o de su fealdad, valores triviales por demás, parámetros de una estética demasiado codificada o cosificada. La poesía sucede y punto. Es una desnudez imprudente o una inconsciencia que no toma recaudos.”

“Tan absurdo como recordar
un muerto desde la culpa. “

Juan Pablo Melizza
www.puentesamarillos.com

Perlas de miel roja
renuncia del cuerpo
flecha helada
en el primer árbol del otoño

países de alfombra sucia
legiones extranjeras para siempre

desierto
misteriosa urdimbre del agua

sexo y almas vértigo y suspenso
saqueadores de alforjas
llenas de papel picado para saludar
al rey de los harapos


Haré
de los errores
consumados una maraña
de mitologías personales
que me recuerden a diario
la náusea del círculo.


La invención de tu memoria
me conviene.
Aparecer en un sueño tuyo
porque se me antoja
es una salvación miserable,
pero no importa.

Toda resistencia
tiene vestigios de ridiculez
y a las estrategias de la soledad
las conozco
como a las arrugas de mi frente.

Cada mañana
el sol es una nueva noche,
un abismo perdurable
que marca rayas en la pared
más fría de un calabozo
iluminado por una vela.  


Es un momento del sur
que tiene costumbres extrañas.
A nadie le preocupa
el evangelio de las caricaturas.
Un pino que bajó corriendo del norte
quiere florecer,
contrariar sus genes
mientras bebe agua profunda
y mata de sed
a los que ni siquiera miran el suelo.


Las palomas en guerra perpetua
trenzan su furia sobre una ciénaga
donde duermen tranquilos
los cocodrilos de siempre.

Las plumas que caen
inquietan a los reptiles
que despiertan y deciden
sumergirse y esperar,
desde lo más hondo
del agua turbia,
el cuerpo necesario
para recuperar el sueño.


En aquel instintivo movimiento
recordé no sólo a los ancestros
que apenas dejaron sus huellas.
También sentí
el calor primordial de la Tierra.


Me dijeron
gracias
y contesté
de nada.

El sol hizo lo mismo
que hace todos los días,
las estrellas,
cuando llegó la noche,
se refugiaron
en los escondites
de siempre.
Seguro que allí,
escondidas,
cuentan secretos
a sus fantasmas
y creen que todos
los demás están
al tanto de sus locuras.


Un poco de coirón seco,
la rama de una lenga
que trajo el río,
hierbas amarillas
y cortezas anónimas.

Después el fuego,
las chispas amenazantes
revoloteando
como tábanos inmortales,
y el humo,
dibujando palabras
en el silencio salvaje del viento.


La ley de las arañas viejas fue redactada.
La noticia no tuvo la gran repercusión
que muchos esperaron.

Unas líneas en el diario
que menos lectores recauda y nada más.

Ninguna foto dio cuenta de la ceremonia.
Entre los insectos desafortunados
hubo sin embargo expresiones de júbilo:
Se repartió un licor de almendras amargas
servido en copitas de plástico negro.
El tiempo de la muerte fue instantáneo.
Nadie cerró los ojos.    


Tinta de fruta seca
en el fantástico
color de diciembre.
Cordero capado en medio
de la humareda incontrolable
de una tarde ventosa.

Damajuanas y golpes de puño,
caricias grises
de llano reprimido y besos
azules de remordimiento insoluble.


Tan absurdo como recordar
un muerto desde la culpa.


Estos papeles no saben llorar
y se llenan de palabras huecas
que viven esquivando el silencio.
-No, no es tan así,
no es la flor de miel que se triza
en primavera ni mucho menos.-


Ya no queda ni la mirada de un solitario.
La confusión tiene todas las llaves de la muerte.


Van a darte un premio.
Ahí tenés la máscara de sonrisa
que te piden a cambio.
Mirá que si no la usás
te cobran una multa.
En la cena que se ofrecerá
en la ceremonia de entrega,
banquete que no podés rechazar
bajo ningún pretexto,
van a convidar un plato único,
raras veces cocinado:
pájaros angustiados
que perdieron
el instinto de volar
con crema de verduras cuadradas
y aceite de flores
en peligro de sumisión.
El vino se sabe que será la sangre
del protector
de los mercenarios principiantes.


Desdeñoso
tirabuzón
agazapado

que no me mira
con sus ojos miopes
pero si me intuye

miralo vos.


Soy noche
a esta hora de sol
que me regresa
sin explicaciones
a un momento
de la infancia.  




Comentarios (0)add comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 
 
View My Stats