may
27
2020

Último momento

"La ciudad enciende sus vanidades horrorizadas" por Juan Pablo Melizza PDF Imprimir E-Mail
viernes, 12 de diciembre de 2008

Image “A veces la ciudad que uno habita es gris, pese a los colores del verano. Gris y sucia, como si nadie viviera en ella, como si siendo fantasmas la recorriéramos a un paso enloquecido, sin dejar otra huella que no sea el hartazgo colectivo, en un lugar donde la belleza del paisaje se queda sola y en medio deja un páramo, una comarca oscura que apenas atesora languidez.”

Primero fueron los abrazos perdidos, la corrupción del panorama urbano, la basura de una ciudadanía mugrienta, los ojos clavados en el cemento e incapaces de levantarse para buscar el cielo. Luego fueron la desidia, la cómoda infelicidad en el abandono, la dejadez haciendo Historia, la imbecilidad y su galope rápido.

Primero fueron la certeza de un Dios Miserable para limpiar las manos de toda culpa y de toda responsabilidad, el Cristo Desquiciado y de hojalata oxidada escuchando canciones deprimentes, las lágrimas de una Virgen falsa, la oración quebrada de un sacerdote infame o empleado del Estado Nacional. Luego fueron el odio como emblema de una civilización temerosa, la venganza como único fruto de la ternura desengañada, el desprecio para suplir la fantasía cruel del Paraíso Masturbatorio de las religiones, y de sus caricaturas comerciales, que penalizan el instinto de libertad.

Primero fueron los héroes para inculcar valentía en la Nada, los diccionarios encarcelando las palabras, la prohibición ridícula de pisar el césped, los uniformes disparados a mansalva, el pensamiento esclavo de las conformidades impuestas al servicio del dueño de la pelota. Luego fueron los cadáveres despedazados, las tumbas revueltas, la pestilencia expuesta para dibujar en el horror la huella sangrienta de un futuro perdido para siempre.

Primero fueron los oráculos de la esperanza empaquetada, los consejos de ancianos avivados, los patriarcas del discurso imperativo, los redactores de leyes fantásticas, los arquitectos de la verdad caprichosa que sostiene la cuchara de la sopa con una sola mano posible. Luego fueron la hoguera para el zurdo, el retrato endemoniado para el jorobado, la desconfianza intentando contagiar su instinto de inseguridad al que avanza pese a las recomendaciones de quietud.

Primero fueron la ciudad y sus cristales limpios en la memoria de una belleza cruel, luego el hartazgo, las vanidades aterradas ensuciando el silencio, las flores de plástico, las religiones instantáneas y de consumo apresurado, los esqueletos de vidriosa gelatina, el formal discurso del vacío, la política de las loterías que anulan la magia de los números, el embrutecimiento como el estado final de la Gloria.

 

 


 

Comentarios (1)add comment
este fuma mucha hierba
escrito por jaime martinez , julio 05, 2009

este debe ser un resentido social con mucha ingesta de alucinojenos , bariloche es mas grande que un gil
Reportar comentario inapropiado
vote down
vote up

Votes: +0


Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 

Policiales

Personal de la Comisaría 38° procedió al secuestro de dos automóviles

article thumbnail Entre el martes y el miércoles personal policial de la Comisaría 38° de Viedma procedió al secuestro de dos automóviles. El primer procedimiento se realizó pasadas las 19.30 del martes en la...

Otras Noticias

Deportes

El mundo del judo llega a Bariloche con el sueño puesto en Tokio 2020

article thumbnail Esta semana Bariloche recibirá a más de 100 judocas provenientes de 16 países que competirán en el Abierto Panamericano que otorga puntos para los Juegos Olímpicos de Tokio. Las actividades...

Otras Noticias
 
View My Stats