dic
14
2019

Último momento

Río Negro: En el IDEVI se cría al ciervo colorado para comercializar velvet y carne PDF Imprimir E-Mail
martes, 22 de abril de 2008

(APP) Claudio Naim Pérez es uno de los responsables de un proyecto productivo en el IDEVI de cría de ciervo colorado, destinado inicialmente a la comercialización de velvet (cornamenta afelpada) y la carne, si bien “ahora nos estamos encaminando a la venta de animales para cotos de caza”. Informó que actualmente “tenemos 450 animales, entre machos, hembras y crías, aunque tuvimos en su momento unos 1.200. Este número bajó por los avatares del brote de fiebre aftosa que se dio en el país (2001/2002) y que hizo que cerrara la exportación”. Criticó al SENASA por "olvidarse" de incluir la especie en los nuevos protocolos. Indicó además en diálogo con la agencia APP que “los precios de la carne actualmente son bajos (es plaga el ciervo colorado en la zona cordillerana) y el velvet también baó el precio de 150 a 40 dólares el kilo, por la sobreoferta del principal país productores que es Nueva Zelandia. Además del ciervo colorado, el emprendimiento complementa “con otras producciones alternativas que son el ñandú y el guanaco”.

Recordó sobre la cría de ciervo que “originalmente nace como una idea de mi padre; hace unos 14 años se encuentra en la Sociedad Rural en Buenos Aires con un neocelandés, Neville Johnson, el primer criador intensivo de ciervos colorados en la Argentina. Fue a una de sus conferencias y ya al mes nos había expuesto –porque éste es un proyecto familiar- su idea y en forma posterior viajó a Nueva Zelandia para ver instalaciones, porque ese país es el principal criador de ciervos colorados en el mundo, tiene 2.500.000 de cabezas”.

Agregó que “a los dos o tres meses de ese viaje ya estábamos armando en una parcela del IDEVI el criadero y consiguiendo unos reproductores a través de Neville Jonson”.

Explicó que “hay dos maneras de criar el ciervo; la manera intensiva y la extensiva. La primera es una superficie mucho más chica, como una parcela del IDEVI, con muchas divisiones, con mucha infraestructura, y en cambio la extensiva es en un campo mucho más grandes, con una infraestructura del ‘encierre’ del animal, que es muy específica, porque más allá que se le de alimento en grano en determinada época del año, sigue conservando su instinto natural del salvajismo. Por eso dista su manejo mucho del de otro animal más manso, como las crías tradicionales del bovino y ovino”.

En este marco afirmó que este tipo de emprendimiento “necesita una infraestructura muy elevada en el costo y muy sofisticada en la elaboración; aunque una vez que se cuenta con esto es muy fácil de manejar. Como se reparte granos en los meses de invierno, el animal se va acostumbrado, se amansa un poco, y entonces es muy fácil su encierro”.

Informó al respecto que “se trata de mangas que se van angostando hasta que se entra en los corrales de corte y en otros más chicos, hasta llegar al galpón de encierre, que está cubierto y en penumbras para facilitar el manejo del animal y su tranquilidad”.

Sobre otros aspectos de la infraestructura, confirmó que “se necesitan alambrados más altos que los comunes, porque los comunes el animal los salta arriba de un metro. Tenemos alambrados internos de dos metros, que a veces los han saltado. Por eso los alambrados externos son de 2,20 metros”. Especificó que “en situaciones de temor, por ejemplo cuando lo persigue un perro, el ciervo salta el alambrado de dos meses”.

Con respecto al manejo, indicó además Naim Pérez a la agencia APP que “no se puede utilizar ningún tipo de presión, a los animales hay que llevarlos muy suavemente, con gente capacitada, caminando, no a caballo ni con la presión de los perros”.

En cuanto a lo sanitario, informó que “es necesario dos veces al año inyectarles cobre, por el pasto de nuestra zona, dado que es un elemento que ayuda a las hembras en su etapa reproductiva y les da muy buen aspecto luego a uno de los productos primarios del ciervo colorado que es el velvet (cornamenta afelpada). Con respecto a la presencia de parásitos, generalmente el ciervo en nuestro país necesita dos o tres desparasitaciones anuales. Pero como nuestro criadero es el único del país bajo condiciones de riego, por condiciones ambientales necesita cuatro desparasitaciones al año, una por cada salida de temporada”.

Sobre los productos que se comercializan, explicó que “el principal es el velvet, que es el desarrollo de la cornamenta en la primera etapa. Está llena de cartílago y sangre, no es el asta, que se desarrolla posteriormente. Cuando se realiza este proceso de corte al animal, se lo hace ingresar al galpón, se lo aparta, y se lo inyecta con un producto que lo deja en estado de semi-inconciencia. El velvet se empieza a cortar a fines de octubre y se termina a fines de febrero”:

Agregó que “generalmente son dos cortes y en algunos animales, de genética muy avanzada, se hacen tres cortes. Al hacerse el cortado se produce un sangrado, pero la sangre del animal es tan fuerte que no hay ningún tipo de problema de moscas, de gusanos ni nada que se le parezca”.

En cuanto a la procreación, informó que “desde marzo a mayo los ciervos entran en lo que denominamos brama, momento en el que emiten potentes bramidos en procura de formar su harén. El macho junta un rodeo de 20 a 25 hembras y pelea por ese rodeo. Por eso es muy importante tener la cantidad adecuada de machos respecto a la cantidad de hembras. El ciervo es un animal peligrosísimo, porque cuando clava su asta hace un destrozo tremendo y los animales afectados si no mueren quedan muy deteriorados para poder seguir siendo reproductores”.

Sobre este proceso, explicó que luego del apareamiento “comienzan a parir en noviembre, siempre un ‘bambi’ como comúnmente se denomina, y ya a los 14 meses se realiza el destete y a los 17 ó 18 meses ese bambi ya está preparado para la venta”.

En cuanto a la comercialización, dijo que “al principio nos estaba yendo muy bien con la venta de los dos productos principales, el velvet y la carne. Pero después apareció la fiebre aftosa y se cerraron todos los mercados de exportación (2001/2002). Cuando se realizan los nuevos protocolos de exportación, nuestros ‘queridos amigos’ del SENASA se olvidan de incluir el ciervo. Un error garrafal que nunca fue salvado hasta el día de hoy, salvo para algunos países que no consumen ciervo colorado. Ahora se está abriendo la exportación, pero se están acomodando los precios dentro de nuestro país. Con respecto a la carne los precios están muy bajos y el velvet, que en su momento estaba en 150 dólares el kilo, hoy en día ronda los 40 dólares el kilo, lo que marca que está muy deprimido este mercado. Esto se da por una sobreoferta de Nueva Zelandia”.

En lo que hace al mercado interno, dijo que “hay consumo de carne pero es ínfimo. En la zona cordillerana el ciervo colorado es plaga, hay una cantidad enorme que no saben qué hacer con ellos; están arrasando con los bosques”. (APP)

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 

Deportes

El mejor futsal del país se concentra en Bariloche

article thumbnail Por novena vez la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) confía en la ciudad rionegrina para realizar un torneo nacional de futsal. En esta ocasión se trata de la instancia final del certamen que...

Otras Noticias
 
View My Stats