nov
14
2018

Último momento

Mario Franco: Ciudadano Ilustre de Viedma PDF Imprimir E-Mail
viernes, 28 de octubre de 2005
El Bloque de Concejales Justicialistas de Viedma presentó el proyecto de ordenanza para declarar al ex gobernador Mario José Franco como ciudadano ilustre de Viedma en reconocimiento a la decisión política de su gobierno de declarar a Viedma como capital definitiva de Río Negro. El titular de esa bancada, Pedro Pesatti, expresó que "ya acordajos oportunamente con los concejales de los distintos bloques representados en el Concejo la aprobación de esta norma que seguramente será sancionada antes de finalizar el año en una sesión especial que se celebrará en el Centro Municipal de Cultura, en el mismo lugar en donde la Legislatura aprobó la ley 852, propiciada por el legislador Escatena, y que fuera promulgada, de manera inmediata, por el gobernador Mario Franco el 20 de octubre de 1973".

Antecedentes:

 

Están dados por:

·        La propuesta formulada por el Bloque de Concejales Justicialistas ante la Comisión de Labor Parlamentaria para designar Ciudadano Ilustre de la ciudad de Viedma al ex gobernador de Río Negro, D. Mario José Franco, en reconocimiento a la decisión política de su gobierno de declarar a Viedma como capital definitiva de la Provincia.

·        El acuerdo unánime que prestaron todos los bloques del Concejo Deliberante de Viedma.

 

Fundamentos:

 

Mario José Franco nació en General Alvear, provincia de Mendoza, el 29 de marzo de 1923. Su familia se radicó en Villa Regina el 7 de agostro de 1937. Hijo de Jose F. Franco y Rosa Pesce, inició a temprana edad su militancia política, mientras cursaba sus estudios secundarios. Por esa época preside la organización “Unión Nacionalista Patagónica” e incursiona en el campo del periodismo político como corresponsal del periódico “Alto Valle” de General Roca, que dirigía Antonio Vidal Oliver.

En 1945 forma una sociedad con su amigo Alberto Benedetti y pone en funcionamiento un aserradero en Chelforó, en la estancia “La Margarita”. En ese tiempo crea el periódico “Adelante” bajo el lema sanmartiniano “serás lo que debas ser o no serás nada” que la dictadura de la Revolución Libertadora clausurará tras la caída de Juan Domingo Perón.

Don Mario Franco fue concejal de Villa Regina hasta 1955, encargado de la Dirección de Envases Textiles de Río Negro hasta 1953, vicepresidente de la Juventud de la Acción Católica y director, en los tiempos de clandestinidad del peronismo, del periódico “Lealtad”, rápidamente clausurado por el gobierno militar de ese entonces. En su reemplazo editó “Huella” y después “El Justicialista”.

Durante la organización de la Resistencia Peronista es designado jefe de la agrupación en una reunión celebrada en General Roca, en la propiedad de José Rodríguez. En disconformidad con la conducción nacional del peronismo, y ante la posibilidad de proscripción de su partido, crea tres agrupaciones políticas dentro del Movimiento Justicialista: el Partido Justicialista (primero en tener esa denominación en el país) presidido por él, el partido Unión Popular presidido por su amigo José Rodríguez y el partido Blanco presidido por Arturo Legaz. Convocadas las elecciones, el Movimiento presenta sus candidaturas a través del partido Blanco. Franco no acepta la nominación a gobernador y se elige en su reemplazo al escribano Arturo Llanos quien triunfó en los comicios aunque no pudo asumir la primera magistratura provincial porque las elecciones fueron anuladas en todo el país.

En 1973 el Partido Justicialista de Río Negro se incorpora al orden nacional y Mario Franco es nominado como candidato a gobernador, cargo al que accede en las elecciones del 11 de marzo de 1973 por el 52% de los votos.  En 1976, tras el golpe militar, Franco es detenido en Villa Regina y trasladado a la cárcel de Viedma, en donde estuvo detenido durante un año. Luego, a raíz de una intervención quirúrgica, es trasladado al Hospital Zatti en donde pasó dos años más de cautiverio. Varios intentos de asesinato casi terminan con su vida. En la década del 60 le dispararon un tiro desde un auto en la ruta 22 frente al Barrio Don Bosco de Villa Regina. En 1973 le aflojan las tuercas de las ruedas de su auto oficial y luego de varios tumbos, en Playa Bonita de San Carlos de Bariloche, logra salvar milagrosamente su vida junto a su esposa y a su chofer. A fines de 1976, mientras estaba preso en la Unidad Penal de Viedma, llega al aeropuerto local un avión de la marina. La rápida acción de un médico local, de sus abogados y de su esposa logran salvarlo de un probable “vuelo de la muerte”, como hace apenas unos años el mismísimo General Harguindeguy debió reconocer cuando Franco lo interpeló por ese hecho en un encuentro casual que tuvo con el dictador en las termas de Copahue.

El 20 de octubre de 1973, por iniciativa del legislador Dante Scatena, la legislatura de Río Negro dictó la ley 852. Ese mismo día y en el mismo lugar donde sesionó el parlamento provincial -el Centro Municipal de Cultura de Viedma- don Mario José Franco, fiel a lo que había prometido durante la campaña electoral, se constituyó con todos sus ministros para promulgar de manera inmediata el texto legal que puso fin a viejas tensiones y disputas entre ciudades hermanas de Río Negro. Dijo en aquella oportunidad:

“Alto honor y satisfacción para mi espíritu de gobernante y de rionegrino es el hecho histórico que hoy nos congrega en este lugar. Hace 95 años, exactamente el 9 de octubre de 1878, se sancionaba la ley 954 que determinaba la creación de la gobernación de la Patagonia. Hoy, a través del tiempo transcurrido, podejos decir que la Patagonia busca afanosamente completar los derroteros de una tierra pródiga cual fuera soñada por los pro-hombres que fundaron y consolidaron las instituciones de la República.

En Mercedes de Patagones, luego Viedma, por decisión del primer Gobernador de la Patagonia, Alvaro Barros, en homenaje al intrépido fundador, comenzó la historia heroica con retablo de gentes y gestas.

Nuestras hermanas provincias de Neuquén, Chubut y Santa Cruz y el Territorio Nacional de la Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, completaban el inmenso territorio patagónico.

Su evolución fue obra larga y enérgica en la que no faltan leyendas.

jostró, siempre, que el país tiene al sur del río Colorado una sólida base, destinada al lanzamiento de un gran destino en el concierto nacional.

Las circunstancias nos lleva a formularnos algunos interrogantes: ¿Cómo determinar el futuro de la Patagonia? ¿Cómo fijar derroteros a una tierra tan pródiga?

La Patagonia aguarda que sus caminos proliferen, que sus núcleos de población crezcan, que sus hombres y mujeres reciban el beneficio de la enorme riqueza que duerme bajo la meseta que concluye en el Atlántico y en la cordillera de los Andes al occidente.

Pero el país mira hacia el sur y, con los años, el gesto se transformará en los hechos cada vez más positivos que abrirán definitivamente sus zonas australes al devenir de la República.

En el instante actual que sentijos como la hora de la Argentina, en el proceso de su total definitivo reencuentro y recuperación, creo propicio recordar que uno de los objetivos surgidos de nuestras provincias, que integraron otrora la Gobernación de la Patagonia, fue el acercamiento fecundo y solidario entre ellas.

Ese objetivo respondió, antes y ahora, a una realidad afirmada en la identidad de la fe en un irrenunciable federalismo robustecido en la permanente lucha por una tradición y un destino común.

Es esta una oportunidad sin igual para que, con la decisión que acaba de adoptar la Legislatura de Río Negro, coincidente con la memoración de la sanción de la ley de creación de la gobernación de la Patagonia, afirmejos sin retaceos la consolidación y concreción de vínculos espirituales que nos unen con las demás provincias, pero ello no significa que posterguejos la tarea de promover nuestro acercamiento ni que dejejos de realizar cuanto sea necesario para aunar nuestros intereses en todos los planos.

Con una honda e indisimunable emoción he recibido el texto de la ley por la cual, hoy en más, Viedma hermana mayor queda consagrada como Capital definitiva de Río Negro. Ha sido esta ciudad el punto de partida de una comunidad que contribuye a una esperanza nacional.

Luego de estas palabras, don Mario José Franco estampó su firma en la ley 852 que fijó para siempre a Viedma como capital de todos los rionegrinos.

 

 

Por ello,

 

 

 

EL CONCEJO DELIBERANTE DE LA CIUDAD DE VIEDMA

SANCIONA CON FUERZA DE

O R D E N A N Z A :

 

 

 

ARTICULO 1º: Exceptuar la presente declaración de lo estipulado en el artículo 5º de la ordenanza 3031.

 

ARTICULO 2º: Declarar Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Viedma a don Mario José Franco.

 

ARTICULO 3º: De Forma.

 

 

 

 

 

 

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 
 
View My Stats